CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD

Tanto el estrés como la ansiedad, suelen usarse como sinónimos de manera cotidiana, y esto es así porque el estrés puede producir ansiedad y ambos conceptos pueden confundirse. Sin embargo, es importante distinguirlos para saber a qué debemos hacer frente y así poder sentirnos mejor. 

¿Qué es el estrés?

Es una valoración casi automática que hacemos de forma inconsciente  en muchas ocasiones, sobre si seremos capaces de hacer frente a una demanda externa. Si percibimos que esa demanda es superior a nuestros recursos se activa la respuesta del estrés. 

Por ejemplo: En la selva, cuando un leopardo persigue a una gacela, ella activa su respuesta de estrés, esto hace que corra más rápido, que su cuerpo se movilice para huir y que actúe de forma eficiente. En este caso, la respuesta al estrés de la gacela le puede salvar la vida. 

¿Qué es la ansiedad?

Es una respuesta fisiológica de alarma que aparece para poder escapar o huir de una amenaza. Esta amenaza suele estar en nuestro interior y depende de la anticipación del problema más que del problema en sí. 

Por ejemplo: Cómo veíamos en el ejemplo anterior de la gacela y el leopardo, si la gacela se parase en mitad de la selva y se quedase paralizada pensando porqué tiene que ser una gacela y no un leopardo, estaríamos hablando de una respuesta de ansiedad. 

Ambos conceptos pueden diferenciarse por:

El origen

En el caso de la ansiedad el origen suele ser interno, es decir, depende de la interpretación cognitiva que hagamos de la amenaza. Sin embargo, en el estrés ese origen es externo, respondo a una amenaza que está delante de mí. 

Las emociones

Las emociones que originan. En el caso del estrés las emociones que predominan son nerviosismo, frustración, irritación y tristeza, mientras que en la ansiedad la emoción predominante es el miedo. 

El momento temporal

En el estrés el tiempo transcurre de manera lenta. Es como si se tratase de un presente casi continuo. En la ansiedad el miedo está en el futuro. 

La duración

En la ansiedad, aunque la amenaza no esté presente, sigo desarrollando esa respuesta, no hay un final fijo. El estrés suele finalizar cuando termina la demanda o amenaza. Aunque en ocasiones el estrés permanece ante ciertos eventos continuos o a largo plazo como son por ejemplo, afrontar un divorcio o mudarse a otra ciudad.

CONSECUENCIAS

Esperamos que este post te sirva para identificar cómo te sientes y si tus síntomas obedecen al estrés o la ansiedad. En nuestro día a día nos enfrentamos a múltiples desafíos que puedes disparar respuestas de diferente índole y es importante poder identificarlas para hacerles frente.

Para combatir eficazmente el estrés, necesitamos activar la respuesta de relajación natural de nuestro cuerpo. Las técnicas de relajación, como la respiración profunda o la visualización pueden llegar a ser bastante útiles, es por eso que en Centro Neuropsy, hemos creado el Taller de Relajación Neuropsy, un espacio de bienestar y autocuidado. Si te interesa más información, no dejes de comunicarte con nosotras.

INFO@CENTRONEUROPSY.ES | 925 710 617